Policía Militar 81 y 82

Foro de los que hicimos el servicio militar en las compañías de Policía Militar 81 y 82, La Coruña


No estás conectado. Conéctate o registrate

EL DOBERMAN DEL CAPITÁN: 2 ANÉCDOTAS.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 EL DOBERMAN DEL CAPITÁN: 2 ANÉCDOTAS. el Mar Dic 18, 2012 1:33 pm

Admin


Admin
Lord, el doberman del capitán, jamás tuvo la popularidad de Julito. Y es normal, no se pueden comparar ambas razas ni temperamentos. Durante la gimnasia matinal en el patio, Lord corría como loco dando vueltas alrededor de nosotros como los indios en las pelis del oeste, acercándose más y más a cada vuelta. Alguna vez llegué a sentir su dentadura rozando mis piernas.

Por eso alguien se las tenía juradas y pasó lo que pasó: una de aquellas tardes de aburrimiento, cierto cabo 1º decidió divertirse puteando a Lord. Mandó colocar taquillas haciendo un círculo como una plaza de toros. Nos acomodamos encima, sentados o de pie, y en el ruedo sacaron al morlaco de esa tarde, que ya se estaba oliendo que algo malo iba a pasar.

El cabo 1º mandó a un chófer bajar con un paño para que lo mojara en gasolina. Y aplicó ese paño en el culo de nuestro "toro", que se puso a dar vueltas aullando enloquecido mientras el público se partía de risa.
El penoso espectáculo duró un rato hasta que el escozor se le fue pasando. No voy a describir cómo quedó la improvisada plaza de toros.

No recuerdo si la siguiente anécdota fue esa misma tarde o en otra. Los protagonistas fuimos Lord y yo, que por cierto, pensaba ir a casa de permiso una semana más tarde (Nota: este detalle no lo pongo de relleno, tiene que ver con los hechos).
Lo cierto es que me mandaron bajarlo al patio para que corra y no se vuelva más loco de lo que estaba. Lo dejé a sus anchas un ratito hasta que me pareció que ya estaba bien. Entonces lo llamé:
"Lord, ven". Y se quedó quieto mirándome.
"Lord, vamos, ven aquí". Alzó la cabeza y empezó a gruñir.
"Lord, que vengas". Dí un paso hacia él, y él retrocedió.
"Vamos, hay que volver". Empecé a caminar hacia él. Entonces arrancó de 0 a 100 km/hora en un par de segundos en dirección a la puerta del cuartel.

En principio no me preocupé. Confiaba en que la guardia de Intendencia lo iba a parar, así que fuí a la puerta con tranquilidad sin saber qué problema se me venía encima. En la puerta estaba el cabo de la guardia, que vino hacia mí y preguntó: "¿Buscas al doberman de la PM? ¿Qué le pasaba? Venía disparado, pasó como un rayo y salió a la calle. No pudimos pararlo".

Salimos a la puerta y miramos alrededor. Las calles de siempre, la placita de San Amaro, unas pocas personas paseando... pero ni rastro de Lord. Volví a la compañía, informé al cabo 1º (no recuerdo si era López o Rabuñal), que vino conmigo a la puerta. Las calles, la placita, la gente, todo seguía en su lugar... excepto Lord. Empezamos a preocuparnos, y yo más cuando el cabo 1º me dijo: "Canario, más vale que aparezca. Lord nunca sale a la calle y no sabe orientarse. A ver cómo explicamos esto al capitán. Espero por tu bien que aparezca".

Pasó un rato que se me hizo eterno. Veía esfumarse mi permiso, para empezar, y no quería imaginar lo que seguiría. Algunos compañeros empezaban a volver del paseo. El cabo 1º les mandó buscar por las calles de alrededor con la orden expresa de no volver sin el perro, aunque se saltaran el recuento de esa noche. Y seguía repitiendo: "Canario, más vale que aparezca".

Pasó más tiempo hasta que por fin vimos a un compañero a lo lejos arrastrando a Lord, cogido por el collar. El perro se resistía con todas sus fuerzas, echaba espuma por la boca y traía los ojos enrojecidos. Estaba claro que por nada del mundo quería volver. Ya dentro del patio no pude más y pedí al cabo 1º que me lo dejara un minuto. Debió verme tan furioso que dijo sí.

Los que me conocen saben que no soy nada violento, al contrario. Pero aquella tarde dí a Lord una lluvia de golpes, patadas e insultos que hasta yo me sorprendí. Es extraño pero no hizo el menor intento de morderme.

El capitán no llegó a saber el incidente con su doberman. Desde entonces Lord nunca se me volvió a acercar. Y a la semana siguiente de aquello disfruté de unos días de permiso en mi tierra.

Ver perfil de usuario http://pm82.foro-activo.es

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.