Policía Militar 81 y 82

Foro de los que hicimos el servicio militar en las compañías de Policía Militar 81 y 82, La Coruña


No estás conectado. Conéctate o registrate

Una vuelta de permiso accidentada. Con Paquirri y la Pantoja.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Admin

avatar
Admin
Tuvo que ser a mitad de septiembre de 1984.
Volaba a casa disfrutando de mi último permiso y debo admitir que en eso era un privilegiado: si bien los mandos eran estrictos con los horarios de los trenes, que se sabían de memoria, de los aviones no tenían la menor idea. Así me permitían salir antes y volver un poquito más tarde sin la menor objeción.
Teóricamente un permiso empezaba a la hora de diana. Pero si no tenías servicio te podías ir a la hora de paseo de la tarde anterior. De hecho todos nos íbamos la víspera porque ya nos ocupábamos de hablar previamente con el oficinista. Además, en aquella ocasión conseguí que el cabo 1º Mata me permitiera salir antes de la hora de paseo para que pudiera tomar un vuelo a Madrid que me venía mejor aún. Eso me vino de maravilla porque se acercaba un temporal y de no haberme adelantado, con el vuelo posterior no hubiera salido.

Desde el principio tenía el vuelo de regreso a una hora que llegaba más tarde de la lista de retreta. Claro que eso no lo decía al irme: el mismo día de regreso, por la mañana, llamaba a la compañía y decía que "Iberia me ha cambiado la hora y vuelvo más tarde". Respuesta: "No hay problema, canario. Pero si hay más cambios avisa si puedes".

El viaje de regreso prometía ser lioso. Entre Canarias y Galicia sólo había un vuelo diario, que alternaba entre Gran Canaria y Tenerife Sur. Y nada de vuelos directos: había que hacer escala en Málaga o Sevilla. Lo cierto es ese día tocaba desde Tenerife, así que me plan de vuelo inicial era: Gran Canaria-Tenerife Sur-Sevilla-Santiago de Compostela.

Una vez en Sevilla nos obligan a desembarcar, aunque la escala es de menos de una hora. Bajo y paseo aburrido por la pequeña terminal. Pero algo llama la atención: hay un revuelo de gente y muchos flases de cámaras fotográficas. Me acerco y sin pretenderlo me veo al lado de personas que no conozco pero que deben ser famosos porque todo el mundo mira hacia ellos y hace fotos. Son un hombre y una mujer, que levanta en brazos a un niño muy pequeño, le besa como si llevara tiempo sin verlo y exclama: "Mi niño bonitooooooo". Me aparto de allí y pregunto a un fotógrafo quiénes son los famosos. Me mira como si fuera un marciano y responde: "Parece mentira. ¿Cómo que no los conoces? Ella es la Pantoja, gran cantaora, y él es Paquirri, el gran torero. Y el niño es su hijo Paquirrín". Medio en broma pienso que a lo mejor salgo en esas revistas del corazón que ni leo ni me interesan.

Antes de embarcar nos informan de que "se añade una breve escala por motivos técnicos". Así, sin más datos. Como no existían los teléfonos móviles pedí que llamaran en mi nombre al cuartel para informar de esa circunstancia y que por ese motivo llegaría aún más tarde, ya de madrugada. Así lo hicieron. Los motivos técnicos eran económicos: iban a despegar de Sevilla 2 vuelos a la misma hora, a Madrid y a Santiago de Compostela, ambos medio vacíos. ¿Qué tal si los juntamos y despega un solo avión? Con esto mi plan de vuelo quedó así: Gran Canaria-Tenerife Sur-Sevilla-Madrid-Santiago de Compostela.

En Madrid es medianoche y ni llegamos a bajar del avión. Todos estamos deseando llegar de una vez. Finalmente aterrizamos de madrugada en Santiago de Compostela, donde queda el personal mínimo que espera nuestra llegada para cerrar. El guardia civil intenta registrar mi voluminoso equipaje, desiste y me deja ir. En el vestíbulo están apagando las luces, van a cerrar las puertas y recibimos la mala noticia: a esta hora ya no hay transporte público a ninguna parte. Sólo unos taxis cuyos conductores se frotan las manos ante la idea de cobrarnos lo que les da la gana. Entre 5 personas tomamos uno a La Coruña y al menos compartimos la elevada tarifa. Me quedo el último y el avaricioso taxista me dice que por extender el recorrido hasta mi cuartel debería pagarle aún más. Respondo que si hemos acordado un precio, eso deberíamos discutirlo en la oficina de Consumo o bien en una comisaría de Policía, y afortunadamente desiste.

En el cuerpo de guardia están avisados de mi llegada. Paso ante el cabo 1º que está al mando y me presento. El muy imbécil pone objeciones a mi saludo porque a su juicio debería haber dado un sonoro taconazo al ponerme firmes. Le hago ver diplomáticamente que son las 3 de la madrugada y no son horas de hacer ruido sin necesidad. Mentalmente añado: "ni son horas de discutir con un imbécil como tú. Parece que hoy todo el mundo se empeña en darme problemas". No intenta discutir más y llego a la compañía. Despierto al cabo 1º Rabuñal y le doy novedades. Me confirma que habían recibido 2 llamadas de Iberia, desde Sevilla y Madrid, confirmando los cambios en mi vuelo y el consiguiente retraso. Veo en su cara que sólo quiere seguir durmiendo y me dice: "hala, canario, vete a dormir y no te preocupes más de este asunto".

Al ir a mi litera veo todo extrañamente revuelto: mucha ropa tirada por el suelo, gente con la mitad de las sábanas y colchas colgando, cinturones encima de las taquillas... el imaginaria me cuenta que esa noche hubo "movida", concretamente una generala. ¡Menos mal que tomé la precaución de avisar! Normalmente se hacía una generala cada 3 meses, con la llegada de cada nuevo reemplazo, y casualmente nunca las viví porque coincidían con que estaba de permiso. Como sólo me queda un mes de mili, seguro que no veré ninguna.

El día siguiente lo paso de servicio en la residencia militar. El día se me hace larguísimo intentando aguantar despierto. Me pongo música en la radio de bolsillo pero sin duda el mejor momento son las 4 horas que puedo dormir en la cama plegable.

El 26-9-1984 hay conmoción en los informativos: un toro llamado "Avispado" mata al gran torero Francisco Rivera "Paquirri" cuando toreaba en Pozoblanco, Córdoba. Días más tarde me escriben dos personas desde Las Palmas contando que "en la revista Lecturas he visto a un tipo igualito a tí junto a la Pantoja y al Paquirri". Y me mandan la hoja de la revista:


Adivinanza: ¿Cuál de los personajes que ven es el intruso?

Ver perfil de usuario http://pm82.foro-activo.es

Carajillo

avatar
Avanzado
Evidentemente el flaco de la camisa blanca (no es que te reconozca, pero por la cara de asombro, y con poca chicha -por lo mal que se comía- ahora si me despista un poco el pelo tan largo, pero claro como ya estabas a punto de licenciarte debía de ser por eso

Ver perfil de usuario

Admin

avatar
Admin
Carajillo escribió:Evidentemente el flaco de la camisa blanca (no es que te reconozca, pero por la cara de asombro, y con poca chicha -por lo mal que se comía- ahora si me despista un poco el pelo tan largo, pero claro como ya estabas a punto de licenciarte debía de ser por eso


Efectivamente. En cuanto al pelo, sí lo llevaba largo para ser la PM, y me alegraba por ello. Pero... ocurrió algo que cuento en esta otra historia:

http://pm82.foro-activo.es/t11-el-peluquero-oficial

Ver perfil de usuario http://pm82.foro-activo.es

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.